Consecuencias de no realizar la Declaración Anual

declaracion

Se termino el mes de Abril y con ello el plazo para presentar la declaración anual en tiempo y forma. Recordemos que este plazo viene establecido en el Art. 175 de la LISR, en el que se nos indica que deberá presentarse en el mes de Abril del año siguiente, aunque por regla miscelánea podemos presentarlo antes.

Ahora bien, todos nos preguntamos lo que sucede cuando se presenta la declaración, sobre la posibilidad de presentar un impuesto adicional o no; lo cierto es que cada caso es particular y podemos asegurar que no necesariamente será siempre así.

Recordemos que actualmente la autoridad tiene muchos medios de fiscalización, y prácticamente es imposible pasar desapercibidas nuestras operaciones, porque tarde o temprano la información llegará al SAT. Esto daría origen a una discrepancia fiscal, donde la autoridad se cuestiona: ¿cómo es que hizo esta persona para gastar más de que le ha declarado? (si es que hicimos declaración, sino, peor tantito) y con ello una serie de situaciones que nos dejan una mala experiencia.

Dentro del total de los ingresos que se perciben por nuestras operaciones económicas existen conceptos que la propia autoridad ha decidido dar por exentos, es decir que por esos montos (definidos en ley) no pagarás impuesto, sin embargo esto no significa que no deban ser informados.

Y es que esto se ha venido dando de forma popular, muchos se “mantienen al día” sobre lo que se paga y lo que no, todos tenemos un familiar/amigo contador que sólo lo consultamos cuando estamos realizando alguna operación que, a nuestro juicio, es relevante, por ejemplo: la venta de una casa, de nuestro coche, recibir una herencia, al recibimos un préstamo por una cantidad considerable, si hemos vendido un terreno, etc, etc. Sin embargo lo que no queremos saber (o si lo sabemos, lo olvidamos), es que esto tendrá consecuencias posteriores, si por el mes de Abril del siguiente año tengamos que recurrir de nuevo con el contador, pero para rendir cuentas a la autoridad.

Sobre esto es importante recalcar que el Art. 107 de la LISR nos dice que estos ingresos que se consideran exentos, por el sólo hecho de no ser informados en su debido momento (en caso de que la autoridad los descubra), los acumulará a los ingresos como si fuesen gravados y entonces sí, ahí no hay vuelta atrás, se deberá pagar el impuesto (sin deducción alguna) por conceptos que de inicio no deberíamos.

Además no todo es malo, recordemos que podemos salir beneficiados de presentar nuestra declaración, ya que del impuesto que hemos pagado durante el año podemos reducir la base si aplicamos deducciones personales, para que al final resulte un impuesto menor al que hemos pagado y con ello se origine un saldo a favor que puede ser recuperado vía la devolución o compensación.

No cometan errores “fáciles” como los que se creen vivos y al vender su coche no meten al banco el dinero para no dejar huellas, pero eso sí, van a una agencia a comprarse un auto nuevo (las agencias de automóviles tienen por obligación informar a quien le venden y cómo es que se llevó a cabo la operación). Por ello, los exhortamos a que si no querían presentar la declaración anual, por considerar que las consecuencias serían simples e insignificantes, lo hagan cuanto antes, porque realmente los perjudicados son ustedes.

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Contáctanos

Si tienes alguna duda sobre temas relacionados puedes contactarnos o visitar nuestra página xsn.com.mx

Sending

©2017 XSN Group

Log in with your credentials

Forgot your details?